patio bondiano

miércoles, 5 de marzo de 2014

Catástrofes en las Universidades - Destrucción de Cultura o Teoría de la Indecencia




El ejemplo obsceno del "profesor" Huerta de Soto diciéndoles a los estudiantes que "el imperio romano colapsó por culpa del socialismo" en la universidad Rey Juan Carlos no es caso aislado (que he visto gracias a Shangay Lily, Público.es).  Los razonables se preguntarán cómo es posible que ignorancia tan escandalosa y conscientemente dañina con-viva tan bien dando clases en las universidades. No es un caso aislado español:  en universidades italianas, francesas y por supuesto inglesas he sido testigo de estos casos escandalosos en que profesores totalmente entregados a la causa neo-liberal mienten y reconstruyen historia, conceptos e ideas sin ápice de escrúpulo (son los mismos que nos acusan de ser "fanáticos peligrosos" si hablamos de Marx o la Escuela de Frankfurt en las aulas).

 Es la apropicación de las universidades por los agentes del Gran Capital porque son sus ideólogos quienes se han apropiado de sus puertas de entrada.  Se encuentran en todas las áreas; a menudo pasan desapercibidos con sus lenguajes sutiles y aparentemente "inofensivos" y los ejemplos son infinitos. Uno: nunca olvidaré a la enseñante Kara McKechnie en la Universidad de Leeds en el año 2000, hoy Doctor de esa misma universidad en el ahora llamado dept. Industrias Culturales, intentando persuadirnos a nosotros estudiantes de que el programa televisivo "Gran Hermano" contenía "valores, contenidos dramatúrgicos enormes de gran utilidad para el escritor dramático" y que no deberiamos perderlo de vista. Naturalmente no iba a dejar que insultara ni mi intelecto ni los esfuerzos que había pasado para estar en aquella aula y confronté con rigor académico y no sin furia tal sandez poniendo en evidencia su ignorancia. Esto hizo que McKechnie y el resto de la clase casi me saltasen encima gritándome con uñas y dientes.

 Hoy lo recuerdo con la misma sonrisa de entonces porque me hacían constatar la teoría de Edward Bond sobre el infantilismo de la cultura y sus agentes.  Pero es una sonrisa trágica porque la destrucción sistemática del primordial uso de la cultura ha sido y es real: su permanente ataque a la revelación de la utopía como realidad tangible, la promulgación de justicia, igualdad y libertad.

Hoy, lo que era un departamento de Estudios Teatrales, es una facultad de Performances Arts an Cultural Industries, donde se ha cambiando la idea de teatro como acto político y ético a través de Brecht, Boal o Bond con un lenguaje abstracto, consensuado, comercializable, que cree ser transgresivo en busca de lo transcendental -en realidad paranormal - que solo es financiado si presenta un montón de estilo y efectos especiales pero vacío de contenido a través de un lenguaje - "secreto, profesional, especializado" - que solo entienden los autores y sus colegas más cercanos (porque no hay nada que "entender").  En una continua carrera por la "innovación" y la sobre usada "excelencia" que no es más que una cortina que cubre su complicidad con la industria obscena del dinero y sus dueños, la des-información y la destrucción de la historia del oprimido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario