patio bondiano

martes, 24 de junio de 2014

POR QUÉ HACEMOS DRAMA - CARTA DE EDWARD BOND EN EL TEATRO DE ALCALA LA REAL

Los actores Noelia Camacho, Javier Martinez y J. Manuel Arias estamparon la obra "Al Límite" de Bond en el Teatro Montañés de Alcalá la Real.  La asistencia pública alcalaina fue pequeña - incluso habiendo invitado a todos los menores de 18 años a asistir gratis en los medios de este pueblo, tanto radio como prensa.  Me entristeció la poca asistencia sobre todo porque los actores nos ofrecieron esa única tarde una actuación muy especial.  Al menos los pocos presentes,  nos dieron constancia de haber sido testigos de un evento especial, importante y útil (especialmente los jóvenes allí presentes.)  Lo que hicieron Noelia, Javi y J. Manuel fue lo más cercano hasta ahora a lo que es la actuación ideal en una obra bondiana - y ellos y yo sabemos cuanto trabajo y concentración requiere: la eliminación de lo superfluo, de los trucos, lealtad al realismo - no al naturalismo - la concentración y al mismo tiempo control relajado y confiado del espacio.  Y sobre todo compromiso total con la verdad del texto: los fundamentos que sostienen toda la filosofía y humanismo moderno - es decir, en escena se daba vida a esa dualidad tan perfecta y sin embargo tan difícil de Marx y Nietzsche de la mano.

Hay tanto trabajo por hacer, tanto camino por recorrer, tantas discusiones, tantas lecturas, tanta reflexión para llegar a Bond.

Al final de la obra los actores leyeron un extracto que traduje de una carta reciente de Bond.  Su lectura fue un regalo precioso.

Lo llamo "Por qué hacemos Drama":

La mayor parte de lo que llamamos desastres naturales son desastres innaturales. Cada vez más tormentas, tornados, inundaciones y hambrunas que destruyen ciudades y gente son causadas por nuestra economía e industrias desenfrenadas. Esto también trae desastre a nuestra cultura, a la manera que organizamos nuestras vidas – accidentes industriales, información deshonesta, crimen callejero, los extremos medievales de riqueza y pobreza. Es como si hubiésemos creado tsunamis de la mente para destrozar la sociedad.

El estado moderno busca sin descanso nuevas maneras de controlar sus ciudadanos. ¿Podría estar usando la realidad virtual para corromper lo que hasta ahora – a través de la historia – ha sido una “realidad humana”? ¿Podría la ciencia rediseñar nuestros genes para remover nuestra intrínseca paradoja? Ahora que podemos degradar el clima, deshacer continentes de hielo, crecer el nivel de los mares, abrir brechas en la capa de ozono que nos protege de la extinción – entonces este acto final de deshumanización es posible. Si perdemos la paradoja humana no podríamos ser humanos. Ni siquiera sabríamos que lo hemos perdido; que no somos ya humanos. Habríamos nacido muertos. El estado tiene pelotas de goma, balas, cañones de agua, porras, gas lacrimógeno, perros con correas, grilletes, vigilancia de alta tecnología, encarceración, torturas, juicios y ejecuciones – pero no necesitaría usar todo esto. Los muertos vivientes harían siempre lo que se les ordena.



Es la solución perfecta del estado. Hasta podrían llamarlo democracia.

Solo una cosa está entre nosotros y este futuro monstruoso. A menudo nos hace balancearnos entre la razón y la locura – pero cuando somos confrontados por la situación trágica extrema, como hace el drama, nos ofrece múltiples maneras de vernos a nosotros mismos, entendernos y saber que hacer. Somos la especie dramática. Drama vive profundamente en nosotros. Nos fuerza a dramatizar nuestras vidas. Y en el centro del drama esta la paradoja humana: dentro del extremo trágico el significado que los humanos damos a la vida es más importante que la vida misma. La autoridad puede oprimirnos o incluso destruirnos. Pero no puede usar pelotas de goma, balas, cañones de agua, porras, gas lacrimógeno, perros con correas, grilletes, vigilancia de alta tecnología, encarceración, torturas, juicios y ejecuciones contra el drama.


Por esto la civilización creo la escena. Por esto escenificamos esta obra. Es por esto que tenemos esperanza.



Gracias a la generosidad del fotógrafo Ricardo Bautista, incluyo ahora algunos de los momentos de la representación ejemplar de "Al Límite"  en el Teatro Montañés de Alcalá la Real.  (Nos estamos acercando en el Camino Hacia Edward Bond.)   


Licencia Creative Commons

No hay comentarios:

Publicar un comentario