patio bondiano

viernes, 28 de abril de 2017

ESTAMOS EN DEUDA CON BOND -- PERO NO TE LO DICEN



SEÑALES BONDIANAS –

Hay una estética o forma de representar en muchos de los mejores eventos actorales del espacio anglo sajón hoy, tanto en cine como en teatro, que tiene su origen en las páginas de la obras de Edward Bond - sobre todo de los años 70 y 80. El informado encontrará esta influencia incluso en las "producciones-basura-más-comerciales" -- a veces se descubre incluso en anuncios comerciales. Hay una escena antes y otra después de Bond. Sin obras como "Saved, "Lear" o "The Sea," muchos de los formatos más celebrados en la escena de los últimos 15 ó 20 años, habrían sido "otra-cosa."

Y sin embargo esto se ha declarado alto, claro y publicamente solo de forma excepcional. Una de las pocas personas que vino a admitirlo fue la ya fallecida Sarah Kane - ella misma una "suavizada" y joven versión de Bond. (Y más de una vez he conversado con alguna profesora de Dramaturgia de las “Escuelas Superiores de Arte Dramático” aquí en España que se auto-nominaban “expertas en Sarah Kane” pero nunca oyeron hablar de Bond. Esto en sí es extraordinariamente revelador.)

Los textos de Bond están escritos de tal forma, con tal maestría, que no admiten ni menos ni más: la contención de emociones y gestos, el ritmo y la fidelidad a la lógica que son también intrínsecas en Sófocles o Shakespeare y fuertemente conectados a los extremos, la limpieza o exclusión de intenciones falsas, la necesidad de suma concentración incluso en las acciones más aparentemente triviales. Y sobre todo, el acto de responder al "¿por qué?” con cada silencio; con cada aspiración y espiración, con la mínima acción o verso. Y no olvidemos la gran peste de la era moderna: melodrama. 

Pero hay una trampa que desvela cuando estás y cuando no: la forma SOLO encuentra-muestra equilibrio con la asistencia del contenido. Es una especie de "cepo" que caza la mentira en la forma: el actor verdaderamente bondiano necesita, no solo saber o ser "instruido" - y mucho menos en el sentido que se entiende en la educación española desde hace muchos años de memorizar-para-después-olvidar.

El actor bondiano - en realidad sería lo deseable en todas las
áreas o movimientos actorales - necesita crear, en sí mismo, una
genuina curiosidad por saber, entender, reflexionar la realidad, su
teoría y su práctica; incluso más: no solo la realidad que le rodea sino su propia realidad interior y entender como una está ligada a la otra. Ya lo adelanto: encontrará el poder tóxico de la ideología. REPRODUCIR o no esa ideología; ser cómplice o no de esa ideología será una decisión que solo el actor o actriz podrá
tomar – será imposible que sea impuesta desde fuera, desde un
director o maestra. Será la diferencia entre (1)ser actor, actuar en
una obra "porque es mágico, un “je en sais qua,” alucinante, te-hace-volar, truco-misterioso" o (2) "porque es racional y socialmente útil."

El muro situado sobre la filosofía-de-Drama bondiana se inició con la llegada del Blairismo del New Labour, iniciando su estado más virulento desde el año 2000. Con el destierro de todo aquello que en humanidades no creaba o atraía “inversión privada” – y que denominaron “excelencia” – Performance Art tomó los departamentos – y la mayor parte de la financiación. 

Que no te cuenten milongas: el único fin del Gran Drama es la ética. Y la sociedad que busca la ética, busca la sociedad socialista. 

Bond está por doquier.
Pero no te lo dicen.  




miércoles, 22 de febrero de 2017

La esposa de Edward Bond, Elisabeth Bond, nos ha dejado la pasada noche del 12 de febrero

La esposa de Edward Bond, Elisabeth Bond, nos ha dejado la pasada noche del 12 de febrero por culpa de un cáncer.

Elisabeth ha sido la roca y el apoyo del gigante Bond durante la mayor parte de su vida adulta. Siendo originalmente alemana, Elisabeth colaboró con su marido en la escritura y dramaturgia de todas sus obras maestras y en celebradas traducciones tales como “Despertar en Primavera” (Spring Awakening) de Franklin Wedekind.

Apoyando a Bond con gran pasión y paciencia, Elisabeth mantuvo sus aspiraciones por un escenario que proyectase los tres grandes pilares del Gran Drama: visión, honestidad y realidad; un escenario que cumpliese su antigua – y amenazada - función de señal de alerta sobre el nefasto futuro prometido por el capitalismo y su burguesía insaciable.

En el trasfondo de las obras maestras universales de Bond, “Bingo,” “Saved,” “Lear,” “Human Canon,” “The Children,” y muchas más, pasando desapercibida, está la paciencia, el tesón, el apoyo, la investigación dramatúrgica de Elisabeth Bond.

Y Bond ha sido, con mucho, uno de los autores más influyentes del s. XX. Las Sarahs Kanes de la escena no habrían nacido sin Bond – como la misma Kane declaró repetidas veces.

Todos esos días que, en su casa en Cambridge, gocé de su compañía, observé de primera mano su lograda simbiosis como pareja: el inmenso cariño que se tenían el uno al otro, de su complicidad de camaradas, y al mismo tiempo un respeto absoluto por el espacio y la individualidad del otro.

Bond tiene – o ha tenido - la inmerecida fama del artista “huraño,” “difícil,” del “ogro” que no puede ser visitado; de “viejo soviet.” Nada más lejos de la realidad. No hay hombre más dulce, más paciente, más cariñoso con los jóvenes, con los estudiantes, con aquellos que nos acercamos a él queriendo ver más allá en la verdad de la escena, con los humildes. Sin embargo es cierto que Bond ha sido intransigente hasta la exasperación con las autoridades, con los críticos, con actores profesionales, con los Hollywoods y el West End. Bond nunca, nunca se ha dejado perder ni vender por los laureles del éxito y la fama o el consenso y moderación política – y lo pudo hacer a lo grande. Nunca traicionaría a ninguna audiencia, ni joven ni adulta, aunque eso le cueste la ruina económica y el ostracismo; mucho menos a la audiencia mayoritaria, de los oprimidos – curiosamente los que raramente van al teatro.

Si creéis que aquellas personas que creativa o científicamente – y como han podido - han dedicado su vida a hacer del bien a la humanidad, merecen alguna señal de respeto de nuestra parte, por favor no dudéis en enviar vuestras condolencias a Edward Bond a través de su agente, con el siguiente correo – os aseguro que, también él en el otoño de su vida, os lo agradecerá infinitamente:

tom@casarotto.co.uk

domingo, 8 de enero de 2017

La bella pureza de “Einstein on the Beach” - pero transportado al Gran Contenido-Drama realista de Edward Bond. UNA ASPIRACIÓN CONTINUA.

Estoy en un hotel en Amiens. Es uno de los días de nuestra visita, invitados a representar y compartir nuestra obra “Al Límite” de Edward Bond. Es tarde. Estoy cansado, mal resfriado y al día siguiente tengo que presentar mi perspectiva sobre el drama de Bond. Tomo unas pastillas. La habitación del hotel es muy digna – incluye una gran televisión. Necesito dormir pero estoy pendiente de las noticias. Trump podría ganar las elecciones – como de hecho hizo pocas horas después.

(Televisión Francesa. Opera de Philip Glass. 
 Grabado en el Teatro de Chátelet el 7 de enero del 2014.)

Cambio de canales y ahí estaba la ópera de Philip Glass “Einstein on the Beach.” Es de una belleza y pureza extraordinarias. Me ha enganchado. A veces incluso olvido respirar. Acaba. Y al final me siento con una sensación que ya conozco muy bien: emocionado pero extrañamente vacío - como al final de un esplendido despliegue de fuegos artificiales.

Aunque un tipo de trabajo como “Einstein on the Beach” de Glass no es nuevo para mi. Su formato en que lo conceptual y lo simbólico se lleva a sus más amplios extremos y pureza eran, cuando joven, una aspiración para mi – antes de encontrar a Edward Bond y los estudios sobre la tragedia que lo precedieron. Me forcé a que la danza y la música formasen una parte importante de mi entrenamiento como actor – y con grandes sacrificios físicos y económicos.

No tengo dudas de que, si no me hubiese importado engañarme a mi mismo – y de paso a todo el mundo – y hubiese tomado el camino conceptual – ese iniciado por Duchamp – de la performance art, habría hecho mejor carrera – al menos académica.

Pero un día, como una pared de ladrillos, te golpea la realidad: lo conceptual y simbólico en sí no va más allá de una superficial narrativa personalizada. Porque como algunas personas y en la situación adecuada, yo también podría vivir una tremenda experiencia emocional poética: una bolsa de basura que esta siendo movida en el espacio por el viento con movimientos aleatorios y sin rumbo puede llevarme a las lágrimas. Si además le incluyes una particular música de fondo podrías lanzarme a experimentar el sublime. Pero no es más que eso: mi experiencia como individuo solo en el mundo. Y es que en esta sublimación del individualismo o de-lo-individual hay una trampa aterradora.

Porque la urgencia es otra; los anhelos son otros mucho más importantes: cambiar la realidad e imponer a las audiencias que tomen elecciones responsables para su futuro y el futuro de sus retoños SOLO es posible a través del GRAN DRAMA. Esto lo tenemos al alcance de la mano en la genialidad de las obras de Bond. El problema es CÓMO transmitir la importancia de este UTENSILIO (que es lo que el Gran Drama es: utensilios) a otros.

Cuando la opera de Glass acaba, hago algunas anotaciones:

Incluso si es Performance Art en su formato más puro, logra mostrarse a sí mismo como muy importante: Un Einstein tocando el violín; jueces que promulgan la ley; burócratas como felices robots. La repetitiva armonía llena de símbolos; el tren; el gran reloj. Es muy impresionante.

Pero se me ocurre que es como si estuviese testimoniando, sobrecogido, a un niño que me hace saber tiene algo muy importante que decir – algo importante al nivel universal – pero que no tiene la competencia alfabética para decirlo. Y el niño lo intenta con todo su ser – y es fantásticamente fascinante observar – pero uno no logra entender. El niño no será capaz de decirte lo que quiere decir. Y, cuando acaba, a ti te va a dejar divagando “el niño tenía algo tremendamente importante que decirme, pero no pudo.”

Lo gracioso es que probablemente el propósito del niño era precisamente no decirte nada.

Pero su totalidad – la experiencia de ver al niño intentando decirte algo que podría ser tan importante – es pura belleza. En la ópera es como si la fórmula E=mc² pudiese ser explicada bailando.

Hay un sorprendente equilibrio emocional.

Lo mio es el viejo truco de Brook: No sé que es lo adecuado hasta que no lo veo; pero sé muy bien lo que NO SE DEBE HACER en una obra de Bond. Pero me gustaría encontrar el espacio y los actores para demostrar que el Gran Drama Bondiano sería mucho más grande y más útil si pudiese representarla con esa pureza que emana “Einstein on the Beach.” Sería un proyecto de una extensión formidable – porque los actores y actrices necesitarían desarrollar, con mucha paciencia, todo un nuevo tipo de enfoque, de “habitus.”

(Si puedes ver en su totalidad la opera de Glass, hazlo en soledad y si es posible, no en tu teléfono, sino en una pantalla.)



martes, 27 de diciembre de 2016

LA YA TRADICIONAL POESÍA NAVIDEÑA DE EDWARD BOND - 2016 "BEWARE"

El siglo pasado
Las ruinas – dictador-trío-pandilla – de Hitler
Cerebro dañado por bala – linchado – senil
Durante un tiempo los demócratas se pusieron en pie
Gritando eslóganes del libro de eslóganes
Espeluznante arrastrar de pies no bailando en procesión
En realidad a estas alturas la democracia es un bebé anciano
Thatcher es la hija de Hitler – Reagan el hijo
Ella mora en la arquitectura de las ruinas
Ella mantiene el archivo de los huesos
Más pequeñas las puntadas más fuerte el cosido
La filosofía es ciencia y lo oculto
La leyes del espacio tiempo naturaleza y tecnología
Imaginación corrupta y venganza eterna
En el mercado efecto se convierte en causa
El obeso océano se esfuerza en devorar más barcos y tripulación
En los vagones el viento silba
                 a través de los huecos de los tablones
¿Quién habría pensado que una cloaca humana móvil
                olería a geranios?
Cada Reacción es un andén de estación en el último ferrocarril
Tragedia se convierte en farsa
Entra el bufón
Es la maldición de los humanos que el asesinato sea una forma de hacer el payaso
Están muertos pero no enterrados
Estas advertido
Estas advertido
Ten cuidado

(PODRÍA SER ÚTIL)

lunes, 5 de diciembre de 2016

"L@S NIÑ@S" - PROYECTO DRAMÁTICO BONDIANO PARA LOS MÁS JÓVENES

– ¿EN ALCALÁ LA REAL; EN JAÉN; EN GRANADA?

(Llevo años intentándolo.  Presentando documentación a ayuntamiento, escuelas. No cejaré)  Porque sé que:

SERÍA UNO DE LOS PROYECTOS CREATIVOS MÁS IMPORTANTES Y MÁS FRUCTÍFEROS QUE HICIESEN VUESTR@S HIJ@S – Tanto de actores como de espectadores.


PERO NO SERÁ POSIBLE SIN EL APOYO DE PADRES Y DOCENTES.

Imagina:

Una obra dramática, L@s Niñ@s (The Children) escrita explícitamente para que niñ@s de más o menos 6º de primaria y 1º y 2º de secundaria, lo actúen o representen. La obra está estructurada de tal forma que pueden participar desde 4-5 ó 6 hasta un número ilimitado de niñ@s.


La obra no ha sido traducida al castellano. Así que, antes de comenzar los ensayos, los mismos niñ@s, guiados por un experto y doctor en filología inglesa, participarían colectivamente en la propia traducción de la obra. Por indicación del mismo autor, pueden incluir o restar texto y así relacionar la historia a su propio contexto cultural. De esta forma, además de la experiencia dramática-teatral, sería para los jóvenes estudiantes una auténtica inmersión filológica en el inglés.

El autor de L@s Niñ@s es el gigante Edward Bond, uno de los autores vivos más influyentes e indispensables de la literatura universal, con docenas de obras representadas y publicadas (Methuen), además de films y operas, así como volúmenes de cartas sobre filosofía del Drama también publicadas (Methuen.) Dramaturgo en residencia del reputado Royal Court Theatre durante muchos años, admirado públicamente incluso por Laurence Olivier. Durante los últimos 10-15 años dedicado a escribir para la juventud en el área de Drama-en-la-Educación: obras que han sido representadas extensivamente por las escuelas de Gran Bretaña, Francia y Alemania por compañías como Big Brum, dedicadas al teatro para jóvenes. También aquí en Andalucía. César Villa dirige la asociación “Patio Edward Bond de la Juventud” y ha representado la obra “Al Límite” con charlas y talleres con los estudiantes, con resultados más que positivos.

Imagina:

El promotor de esta idea, Dr. César Villa, estudioso y amigo personal de Bond de muchos
Durante nuestro encuentro Bondiano en Amiens,
Jerome Hankins, nos ofreció una sección de la
obra "The Children" que ellos han estado repre-
sentando en Francia.
años, tiene total pasión por esta obra en particular porque expone a
l@s niñ@s a las grandes preguntas éticas, dando prioridad al espíritu creativo de los más jóvenes. La obra es un viaje de amigos que encuentran el mal, la destrucción y finalmente compasión. Como explica Bond, no es una obra escrita para niñ@s en su infancia, sino para niñ@s que un día serán adultos. La obra incluye en el casting dos actores adultos, “madre” y “hombre.”

Recientemente, Villa y su grupo de tres actores de Drama-difusión entre los jóvenes “Patio Edward Bond de la Juventud” fueron invitados a participar a 5 días de conferencias y representaciones en Amiens (Francia) con todos los gastos financiados por la Universidad de Paris III, la Universidad Jules Verne, las autoridades de Amiens y Organizado por Jerome Hankins, director de la L'Outil Compagnie. Allí ofrecimos dos representaciones de la obra de Bond “Al Límite” - obra que también fue presentada no hace mucho aquí en el Teatro Montañés. Edward Bond nos declaró su entusiasmo por el trabajo presentado y un teatro lleno de estudiantes nos dejaron saber que fuimos útiles.

Dr. Villa contribuiría en el proyecto con más de 30 años de estudios teatrales-actorales – incluyendo música y danza – aquí, en Francia, Bélgica, Italia e Inglaterra, doctorándose en filología y dramaturgia inglesa por una de la mejores universidades del mundo - con más de 20 años de residencia en Inglaterra. Amplia experiencia dando cursos a actores, talleres sobre Drama-teatro a jóvenes estudiantes en sus escuelas de secundaria, ponencias en numerosas universidades, invitado a seminarios internacionales sobre Edward Bond. Además, para tranquilidad de los padres, Villa es director de la asociación para la difusión del Drama entre los jóvenes “Patio Edward Bond de la Juventud” registrada oficialmente en la Consejería de Justicia de Granada y con informe “favorable” de la Dirección General de Justicia Juvenil y Cooperación.


PEQUEÑA MUESTRA DE LAS OPINIONES ANÓNIMAS DE LOS ESTUDIANTES  AL FINAL DE SU EXPERIENCIA-TALLER con César Villa SOBRE DRAMA Y LA OBRA BONDIANA:




Imagina:
que tal proyecto no tuviese casi costes, ni para los padres ni para la institución educativa. Pero, valga la redundancia, esto no será posible sin el compromiso tanto de docentes como de los padres como de las instituciones.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Carta de Edward Bond sobre la representación de su obra Al Límite en Amiens.





"Dear Cesar
I was very pleased to be able to spend some time with you again. I think you said you’d been ill—but you looked well! I liked your production of The Edge. It was honest and direct without any false theatricality. The honesty is important in a play like The Edge, without it the play becomes a charade. I liked the actors very much, they are the right people for you to work with.
A could make a comment about the last scene. Many of my  plays begin in quite a conventional way so that the audience can recognise the situation and know where they (think) they are. The plays then press the situations to an extreme to show the conflicts with in them: its a question of the kitchen table (were we think we know where we are) and the edge of the universe. So its always important to drive the last scenes to this extreme and not return them to the recognisable world – the last scenes reveal a new reality. In Edge the older man reverts to his childhood which he has never really left and the young man experiences the despair and bewilderment of age, of time. And the mother sees that it isnt enough to prepare her son a meal, she must send him out to face the dangers of the world and seek to accept what the world can offer.   I think your actors could do this very well. Its a very good production.
The conference probably had some use but in our disintegrating societies we need a better understanding of the origin and purpose of drama – and this still needs to be done.
(...)
Im happy to think of you working on my plays in Spain.   Take care,  Edward" (12 enero, 2016.)

TRADUCCIÓN:
Me alegró mucho poder estar contigo otra vez. Creo que dijiste que estabas enfermo – pero se te veía bien! Me gustó tu producción de Al Límite.

Fue honesta y directa sin ninguna falsa teatralidad.

La honestidad es importante en una obra como Al Límite, sin ella la obra se convierte en una farsa. Me gustaron mucho los actores, son la personas adecuadas para trabajar contigo.
Podría hacer un comentario sobre la última escena. Muchas de mis obras empiezan de forma más bien convencional así que la audiencia pueda reconocer la situación y sepan dónde (piensan) están. Las obras entonces presionan la situación hacia el extremo para mostrar los conflictos internos (dentro de la obra): es una cuestión de la mesa de la cocina (donde creemos saber dónde estamos) y el límite del universo. Así que es importante conducir las últimas escenas a ese extremo y no volver a un mundo reconocible - las últimas escenas revelan una realidad nueva.
En Al Límite el viejo vuelve a su infancia la cual en realidad nunca dejó y el joven experimenta la desesperación y el desconcierto de esta era, del tiempo. Y la madre reconoce, descubre que no es bastante prepararle al hijo una comida; debe enviarlo fuera a encarar los peligros del mundo para que encuentre, busque aceptar lo que el mundo ofrece. Creo que tus actores podrían hacer esto muy bien. Es una producción muy buena.
Las conferencias quizás tuviesen alguna utilidad pero en nuestras sociedades que se desmoronan necesitamos entender mejor los orígenes y propósitos del Drama – y esto todavía necesita resolución.
(…)
Quedo feliz pensando que te ocupas de mis obras en España. Cuidate. Edward.


CUÍDATE EDWARD!------- (Conclusión de un taller sobre Drama bondiano
 con jóvenes estudiantes de secundaria en Granada - se les echa de menos.)




viernes, 2 de diciembre de 2016

POST ENCUENTRO INTERNACIONAL BONDIANO – ESCUCHANDO A BOND - ANOTACIONES, NOVIEMBRE, 2016



“Nada tiene la dignidad de un bebé llorando.” Edward Bond

“Bond no es un teórico; es un poeta.” C. Villa

“No deberíamos tener miedo al futuro porque ya estamos allí.” E Bond

“No estamos cualificados (todavía) para clasificar a Bond.” C Villa.

“Drama es esencialmente político; es el primer idioma.” E Bond




Escuchar a Bond es un evento en sí mismo.  Se sienta tranquilamente; mira al suelo; su enorme ingenio y conocimiento siempre listos para ser compartidos con quien quiera escuchar; puedes ver con claridad que está formando un mapa en su mente.  No hay censuras.  Sus ocurrencias, su chispa no te dejan inmune.
Mientras Bond hablaba yo tomaba notas que pudieran servirme - espero que sean útiles.  



Bond con Jerome Haskins traduciendo al francés



REFLEXIONES (improvisadas) DE EDWARD BOND


“Curioso que en estos tiempos ningún niño cree en Papa Noel – pero creen en los regalos.”
“Hay una continuidad en Drama. No puedes aislarlo. En Drama el actor vive YA en una historia; su historia. Necesitas entender esto porque sino estarás haciendo teatro.”

(...)

“No hay significativa diferencia entre lo que pasa en la escena y en la realidad. Es absurdo. Es la realidad humana.”

(…)

“Francia creó la política moderna (se refiere a la Revolución Francesa.) Creó problemas fundamentales. Pero cambió el mundo; cambió la consciencia – pero cambiar las instituciones es muy difícil.”

(…)

“Y eso es por lo que en mi primera historia para Big Brum envié a un chaval a una cámara de gas a contar una historia.”

(…)

“Y la gente vive de su pasado. Somos museos andantes. Esta rotura humana que ocurrió hace 40 años (se refiere al golpe Thatcher-Reagan) sigue. De ahí sale Trump. Y por eso la democracia, la política se vuelve estúpida.”



(…)

“El uso del teatro ha cambiado de forma extraordinaria. La gente iba al teatro para saber quién eran. Como hicieron los griegos, Shakespeare o Marlowe1 Pero no ahora; ha cambiado. Y por eso los actores son diferentes. Dejé de trabajar para la Royal Shakespeare porque era basura; decían mentiras. Es por eso que empecé a escribir para los jóvenes (…) Tienes la sensación de que la sociedad tiene esta fisura.”

(…)

“Pero los actores para ganarse la vida tendrán que dejar de ser creativos, dejar el teatro e ir a trabajar a la TV y al cine (donde te podría contar historias de terror.)”

(…)

Promulgar (enacting) es muy diferente de actuar. No es acerca de estilo; es un estado profundo de actuar. No es simbólico.
(…)

“Mis bisabuelos veían un anuncio por semana. Hoy estamos rodeados permanentemente.”

(…)

“Hay que entender de alguna forma la nueva realidad.”

(…)

“No hago distinción entre la tragedia y la comedia.”

(…)

“Tres tragedias. 1. Hamlet: Hamlet salió a escena y NO preguntó '¿qué debo hacer?' sino '¿quién soy?' 2. Lear: no es un problema político. Quiere tener una forma diferente de vida. 'no os preocupéis. El estado se ocupará de vosotros.' No hay fantasmas en Lear como en Hamlet. No es coincidencia. 3. Mcbeth: lo supernatural; la tiranía: la necesidad de destruir inocentes.”

(…)

“DRAMA NO ES ALGO REMOTO SINO CERCANO.”



1Christopher Marlowe (1564- 1593) Dramaturgo. Si estudias lo poco que se sabe de la vida de Shakespeare, hay en realidad más que material para dudar de su autoría. Shakespeare era un hombre de negocios, un especulador – lo que hoy en la era de la industria-cultura llamaríamos empresario. Punto. Un hombre que al morir dejó dos hijas completamente analfabetas. Y yo coincido con otros en que posiblemente S. se aprovechó de la terrible situación política y de persecuciones que en los tiempos Isabelinos se vivía en Inglaterra, usando las obras que le daban verdaderos autores como Marlowe a cambio de dinero para mantener sus escondites en Francia u Holanda. Pero es igual. Las insuperables Hamlet, King Lear, Mcbeth son ahora de todos nosotros (y de alguna forma tenemos que llamarlas.)