patio bondiano

martes, 17 de noviembre de 2020

Reciente carta de Edward Bond -- "CORONA CRISIS AND UNMASKING REALITY"

 

3 mayo 2020

Querido –


Como sugieres, ahora la pregunta en Drama es ¿qué es la realidad? Al final, creo que probablemente no podamos desentrañar la realidad. Pero podemos preguntarnos – no solo nosotros – cómo funciona. Pero para hacer eso, todavía tenemos que preguntarnos qué es, y Drama es la mejor forma de preguntar. Porque, por supuesto, hacer la pregunta y mostrarla es una parte esencial de la realidad. No somos humanos si no preguntamos. Nos volvemos autómatas conscientes de todo excepto de nosotros mismos y, por lo tanto, inconscientes del significado y las consecuencias reales de lo que hacemos. Eres un enseñante. Los niños tienen una relación extraordinaria con la realidad. Cuando los niños dicen “qué” no significa lo mismo que cuando la mayoría de los adultos dicen “qué;” quieren decir “por qué.” Es su pregunta y a menudo está bañada en lágrimas. Drama también usa “qué” para preguntar “por qué.” Nuestra sociedad actual sólo pregunta "cómo" y cada vez más “por qué” se convierte en dinero. El Corona-virus es un ejemplo perfecto que intentamos reducir a “cómo.” Es decir, convertimos al “por qué” en estructural; otro tipo de “qué.” Entonces, “qué” es como preguntar “por qué” hay tal cosa como la naturaleza.

Pero aquí el “por qué” necesario es por qué el virus se propaga tan rápidamente y des-socializa nuestra anticuada sociedad moderna: ni siquiera puedes caminar por la calle frente a tu casa. Es por la economía mundial. Somos adictos a los viajes porque no nos sentimos en casa en nuestros propios hogares.1 Y los fabricantes "subcontratan" tantos componentes de su producto (por ejemplo, un coche) como pueden. Los fabricantes los obtienen en el extranjero con mano de obra más barata de la que se paga a los usuarios del automóvil en el propio país del fabricante. Y se pueden obtener beneficios en todos los movimientos tanto del auto como de las piezas fabricadas. Un globo no puede literalmente ponerse de cabeza, pero metafóricamente puede y el sistema capitalista es un ejemplo: pone al mundo de cabeza. Por supuesto, la brecha entre la mano de obra "extranjera" y el usuario "doméstico" se cierra cuando la mano de obra extranjera descubre que tiene poder industrial. Trump quiere que el origen del virus esté en algún laboratorio militar secreto. Realmente el virus se origina en China porque es una nueva sociedad capitalista desenfrenada. Todavía no ha desarrollado las estructuras sociales que protegen a los estados capitalistas más antiguos, que mantienen todo a través de la ideología. China, en lugar de utilizar la ideología seduciendo a las gentes para que sean conformistas y obedientes, utiliza la represión y la censura. La censura no es tan invisible y poderosa como la mentira. Una sociedad abiertamente reprimida carece de autoconocimiento porque se ve obligada a someterse, y entonces la realidad social se vuelve "cruda", peligrosamente expuesta a la realidad y a la verdad en la forma en que las sociedades ideologizadas no lo están. En sociedades ideológicamente petrificadas, la gente cree en la ideología y juega con los juguetes mecánicos del capitalismo para distraerlos del miedo y la vergüenza inquietante de estar siendo manipulado. En el extremo, el miedo y la vergüenza se materializan en malignos fósiles del fascismo.

Recuerdo haber visto a un mendigo en una calle lateral cerca de la plaza de Tiananmen del pueblo en Beijing (Pekín.) El mendigo estaba expuesto y, sin embargo, extrañamente también invisible e inquietante: un espectro viviente en una sociedad que estaba perdida en un vacío cultural. China se estaba convirtiendo en la sociedad capitalista líder y más esquematizada. Las mitologías están profundamente arraigadas en las ideologías porque buscan el holismo. Esto es así con el capitalismo. Pero ahora no se puede reducir una sociedad, oriental u occidental, a la esclavitud industrial pasiva sin crear una ideología mezcolanza de freudismo y darwinismo vulgarizados. El pan y los circos del capitalismo no pueden hacerlo, sino que crean el pánico interno que describo anteriormente. Por eso también fracasó el estalinismo y su distorsión maníaca del marxismo. La causa del problema es que la naturaleza no tiene ideología, pero los humanos sí. La ideología es una forma falsa de humanismo e incompatible con la cultura humana. El drama griego enmascaraba a sus actores en un esfuerzo por visibilizar el significado del rostro humano y su participación en la estructura social, combinaba lo inmóvil con lo animado, lo individual con lo moral. La máscara es el lugar del anhelo.

Políticamente, Trump le tiene miedo a China no porque sea comunista, sino porque es capitalista e irónicamente tiene todas las ventajas del que empieza tarde. Por ejemplo, todavía puede manipular la situación social sin manipular desesperadamente el sistema de votación. En el capitalismo (y en el estalinismo) las mentiras se convierten en una forma de verdad, parecen tener (y en esa medida pueden tener) la transparencia de la verdad. La sociedad capitalista, de Oriente y Occidente, se rige por pan y circo. En política, durante un tiempo, la diferencia entre lo real y el circo no siempre tiene por qué contar. Es por eso que la tragedia humana se convierte en farsa y por qué cuando la realidad se afirma (generalmente el pan es eventualmente más necesario que circos) la farsa debe convertirse en fascismo, que es la forma trágica de la farsa. La pregunta de prueba para el capitalismo es ¿cómo es que Trump fue elegido? Debe volverse cada vez más contradictorio y fuera de control racional a medida que la tragedia se convierte en una farsa. Su protegido Boris Johnson es una máscara con un megáfono de hojalata. Como el capitán de un equipo escolar que desde las líneas laterales anima en la carrera hacia el borde del acantilado: "¡Venga muchachos y muchachas, podemos hacerlo!"

Durante un tiempo las ideologías pueden tener el poder del mito. Pero Post-Trump-y-Johnson, las manzanas del árbol son negras.

La tarea del drama moderno es arrancar el papel pintado del rostro humano.

Mejores deseos, Edward.


1Me hace recordar a Schopenhauer: las gentes que continuamente necesitan asistir a fiestas, viajar, estar en compañía, en realidad lo hacen porque tienen pavor a quedarse a solas consigo mismos, pensando y tener que confrontar lo que realmente son.

(Traducción, J C Villa)

sábado, 28 de diciembre de 2019

"PLOT": Es un terreno, también un complot, un plan y una conspiración.

Teatro es una cosa; Drama es otra muy distinta.  

Bond se ha pasado la mayor parte de su vida creativa intentando explicar, persuadir, enseñar, demostrar esta obviedad.  Pero con muy pobres resultados. 

Insistir sobre singularidad y necesaria urgencia social del Drama -- como área aparte del teatro moderno -- le ha causado a Bond no pocos quebraderos de cabeza...  Y decepciones y pérdida de amigos que parecían "leales" y muchos disgustos y broncas e incluso daños serios a su propia economía.  

La inmensa mayoría del teatro (moderno) te va a contar una historia, algo, sobre lo que tú ya sabes -- probablemente incluso más que el autor.  La forma más extrema de esto es lo que se llama el Teatro Textual (cuyo originario es el británico Verbatim Theatre, y David Edgar su mejor ejemplo).  Dramaturgia literalmente extraída de periódicos o libros de historia. ¿De verdad necesitas que te representen lo que ya has leído en los diarios?  ¿Tu imaginación se ha atrofiado tanto? A menudo he hablado con Bond en su casa sobre la realidad de las audiencias teatrales: la clase trabajadora no va al teatro. "¿Para qué van a ir al teatro?"  Me responde con los ojos muy abiertos y esa sonrisa suya.  "Un camionero, un operario sabe más sobre las chorradas y líos amorosos que lo que nos dice el borracho de Pinter."  O eso, o el teatro tratará de convencerte de que lo supernatural existe; que lo que tiene que decir no es de este mundo, sino de lo trascendental-conceptual.  Un "duende" que vive en el artista -- autor o actor -- que te trasmitirá mundos invisibles, espirituales.  No mucho más diferente de ver brujas volando en escobas.  

Drama sin embargo te hablará de lo que uno NECESITA SABER.  Sófocles, Eurípides, Shakespeare, Edward Bond... No importa si has visto o leído la obra mil veces años atrás; si la sabes de memoria.  El Hamlet o Edipo que viste hace 20 años te habló, te reveló una verdad que necesitabas saber entonces, hace veinte años.  De la misma manera que hoy te hablará, te revelará la verdad que necesitas HOY.  Ayer estaba viendo una peli-docu sobre la "Crisis" del 2008 made in hollywoodland y uno de los caracteres citó una de las mejores frases que he oído en una peli; una frase que alguien sobre-escuchó a otro en un bar: "La verdad es como la poesía -- y la mayoría de la gente odia la poesía."  No creo; no pienso; sé que algo parecido le sucede al Drama.  Porque Drama es poesía, pero en su forma más completa, más profunda, más viva.

Pero sobre todo, Drama es visión.  Es predicción; premonición.  Por supuesto, el autor de Drama de hoy debe ser muy diferente del autor de Drama de hace 1.500 años o de ese de hace 400 años.  Todos siguen la lógica de los hechos -- no hay Drama sin lógica.  Pero el conocimiento universal es hoy radicalmente diferente al que tenía Sófocles.  Es por eso por lo que un autor de Drama debería ser inconcebible HOY si no mira y habla del mundo desde un entendimiento marxista, realista y extrictamente materialista.  

Ya llevo muchos años mirando las caras de sospecha, incredulidad o confusión de las gentes cuando introduzco a Bond como autor de Drama.  A veces no tengo ni el humor ni las energías para presentarlo en el contexto hispánico y simplemente lo dejo como un autor de "obras de teatro." Se acabó la discusión, el conflicto, las largas y tediosas explicaciones.  Porque, en la mente del interlocutor informado de hoy ¿qué es Drama si no es teatro? 

Bond, por encima de todo, es un poeta. Y como los grandes, verdaderos poetas, ha vivido siempre, no solo "adelantado a su tiempo" sino en el ALLÁ; allí donde todo ha sucedido YA.  Y la visión que nos ofrece pone los pelos de punta: 



domingo, 15 de diciembre de 2019

VIENE LA GRAN EXPERIENCIA DRAMÁTICA PARA LOS MÁS JÓVENES DE ALCALÁ LA REAL Y DE ANDALUCÍA! (y viene para quedarse!)





A la última presentación acudieron 6 ó 7 familias. Padres, madres y niñas mostraron gran interés y finalmente sincero entusiasmo por el proyecto. Estoy más que contento (y el estómago lleno de mariposas!)

Pero también quedó claro que la distribución y difusión de este prometedor proyecto fue POBRE. Todas coincidieron que se enteraron de forma muy circunstancial.

El mismo concejal de cultura del Ayto. de Alcalá la Real, Sr. Marchal, aceptó que "en cuestiones de difusión de eventos, hay que mejorar."

Por eso hemos realizado y pegado nuevos carteles en todas las escuelas, casa de la juventud y varias tiendas de Alcalá.

César Villa ofrecerá NUEVA PRESENTACIÓN el próximo 23 de diciembre, en el mismo sitio y a la misma hora.

DRAMA ES ÉTICA

sábado, 15 de junio de 2019

LO HUMANO -- PERO PATAS ARRIBA


"Al Límite" de Bond, traducido y dirigido por C Villa, Teatro Martinez Montañes, Alcalá la Real, 2014. Actor: José Manuel Arias, Foto: Ricardo Bautista

Teatro Martinez Montañes, Alcalá la Real, 2014. Actores: José Manuel Arias, Javier Martinez, Noelia Camacho, Foto: Ricardo Bautista

miércoles, 12 de junio de 2019

Llevas a escena a Sarah Kane? NO sin Edward Bond

Durante estos últimos 10 años en España, he coincidido con profesionales y académicos del teatro que conversando se me declaraban "especialistas de Sarah Kane."  

Pero no habían oído ni sabían de un tal "Edward Bond."

Esto es simplemente imposible.  No puedes entender "de-que-va," para qué, quién y por qué la obra de Kane sin haber estudiado primero a Bond .  No lo digo solo yo -- lo declaró repetidamente Kane (Sierzs, In-Yer-Face-Theatre, 2000:101, London: Faber and Faber; o Spencer Dramatic Strategies in the Plays of Edward Bond, 1992, Cambridge University Press)

El siguiente texto -- que traduzco para su difusión, esperando que sea útil -- es de un artículo que escribió Bond para The Guardian en 1995, cuando se estrenó Blasted de Kane dejando a la mayor parte de críticos y audiencias o descolocados o disgustados.  Hoy muchos se autoproclaman "expertos en Kane" y la jet set de la intelligentsia de los teatros y sus escuelas la consideran uno de los grandes dramaturgos clásicos de estos tiempos recientes. (El artículo desgraciadamente sigue siendo actual.)


(https://www.theguardian.com/stage/2015/jan/12/edward-bond-sarah-kane-blasted)


"Una explosión en la cara de nuestro petulante teatro: Edward Bond sobre Sarah Kane"

Yo era un niño de tiempos oscuros. Las nuevas capitales de la historia eran Hiroshima, Nagasaki, Auschwitz, Dresde, Babi Yar ... ¿Seguramente ningún momento podría ser más oscuro? Pero los escombros de esos lugares ahora están finamente dispersos por todo el mundo. En la guerra esperamos la paz. ¿Qué esperamos ahora?

El comunismo ha sido derrotado. Occidente es triunfante. Ya no necesitamos preguntar cómo debemos ser seres humanos. Solo tenemos que resolver los problemas de la economía y todo estará bien.

Abres una puerta. Dentro, en la penumbra, tres niños se sientan y juegan el antiguo juego de las varillas. Uno esconde el final de las ramitas en sus puños. El resto escoge una. El que elige la más larga debe hacer – pero nos olvidamos de preguntar qué debe hacer. En cambio, vemos que los niños están sentados sobre un cuerpo desnudo – y putrescente. ¿De qué película de terror es esto? No, es esta semana y escuchamos a un cortés caballero que nos cuenta en la televisión un incidente en su vida. ¡Y solo piensen cuán civilizada es la escena!

¿Tal vez los niños echan a suertes a quien le toca la última migaja o gota de agua? No luchan por ello. Y tal vez la mujer muerta sea su madre y ¿no es natural que los niños se aferren a su madre? ¿Pero seguramente esta es una terrible perversión del mundo? Tampoco es su normalidad. ¿Cómo se llegó a eso? Oh, poco a poco. Y no todo está perdido – los niños aún no se están comiendo las ramitas.

El incidente ocurrió hace 50 años en un campo de exterminio. Pero formamos parte del libre y triunfante Occidente. Entonces, ¿hemos resuelto las contradicciones que en nuestras vidas nos llevaron a Somme, Verdún, a la Gran Depresión, a Auschwitz, Nagasaki, a Vietnam?

¿Oh en serio? - ¿Cuándo? ¿Cómo sucedió? ¿Y por qué no me di cuenta? La sociedad occidental se está volviendo más injusta. La brecha entre ricos y pobres se ensancha. Los políticos que defienden el estado actual de las cosas deben defender su injusticia necesaria. Ni siquiera intentan ocultar que lo están haciendo.

Los gerentes de negocios obtienen aumentos de sueldo espectaculares y los pobres caen más profundamente en la pobreza. El primer ministro se pone en pie en el parlamento. Está torpemente preparado, como el perro Toby en sus patas traseras. Debería llevar una falda y tener una cola. Rompe y acusa a la oposición de ejercer la política de la envidia. No, no es envidia si eres una madre que vive en un barrio pobre con niños hambrientos y te opones a que los ricos se hagan aún más ricos. Es la ira. Es indignante por una ofensa moral, es furia por una impertinencia colosal y repugnante, es gente que desprecian la irresponsabilidad de sus gobernantes. Escucha a Heseltine faroleando, esquivando e intimidando mientras los entrevistadores lo interrogan sobre la última injusticia flagrante. ¿Debe dejarse todo a los caprichos del mercado? Había mercado en los esclavos y en los productos de Auschwitz. ¿Cuándo entra en el mercado la consideración humana? Sin respuesta. Poco a poco se justifica la injusticia. La presión económica y social lo convierte en angustia y desesperación y pronto se desperdicia el valor humano y las personas se vuelven antisociales.

Cuando Michael Howard habló en su primera conferencia de Conservadores como Ministro del Interior, prometió cárceles y castigos. La multitud aulló. Era el populacho aunque vistiera corbatas y perlas. Una multitud de sádicos pervertidos aullando por la crueldad. Baso mi comentario no en la filosofía (no hubo ninguna) sino en el aullido. Puedes oírlo, el eco radiante de Nuremberg. Y el ministro sonreía con la afectación de la auto-aprobación.

Todos los argumentos que buscan justificar la injusticia, si se creen, corrompen a la sociedad. Las presiones sociales y económicas convierten la corrupción en irracionalismo y barbarie. El gobierno ahora ha perdido toda autoridad moral.

Para ser justos, este es el problema no solo de nuestro gobierno sino también de Occidente y su sistema económico. No hemos resuelto el problema de ser seres humanos. Es por eso que nos estamos dirigiendo hacia la catástrofe. Probablemente se llevará a cabo antes del final de la próxima década. No sabremos como resolverlo. Será diferente a las catástrofes del pasado, y probablemente peor.

La injusticia no es simplemente una cuestión de diferencias en posesión de dinero. Crea las actitudes y el comportamiento que las personas deben adoptar para sobrevivir en el sistema injusto. A veces, la absoluta inaccesibilidad que tienen los pobres al sistema los obliga a la apatía o al crimen: esa es la imagen que refleja el espejo de la injusticia de los ricos. No ayuda si algunos de los pobres están mejor que los pobres del pasado. Los niños sentados sobre su madre muerta estaban mejor que otros: aún no se habían comido sus tres pajitas. Todos estamos mejor que los muertos, pero ¿nos ayuda eso a resolver los problemas del vivir? Solo somos humanos porque la necesidad mental por obtener justicia es mayor que la necesidad de alimentar el estómago. ¡Esto no es un idealismo bonito de flores y mariposas! Es solo que todos buscamos nuestra seguridad y cordura en el respeto hacia todos los demás.

No es una cuestión de simple injusticia. Para permanecer sanos, una sociedad debe ver que se está moviendo hacia la mejora de la justicia. Algunos gobiernos lo han logrado. Pero no los principios de este gobierno.

Los indigentes que yacen en las calles de nuestra ciudad me recuerdan a los muertos en las calles del ghetto de Varsovia.

Las imágenes son presagios y debemos aprender a leerlas. Si no lo hacemos, entramos en el-mundo-de-las-imágenes: el mundo real del fascismo, del racismo, del nacionalismo, del patriotismo. Los 'vampiros' se vuelven reales. Las calles se vuelven violentas y la administración se convierte en una "guerra fría civil".

Nuestros nacimientos y muertes son absurdos. Pero nuestras vidas no deben serlo. Encontrar el sentido de la vida es lo que nos hace humanos. A menudo, Drama mezcla imágenes de las cosas que debemos aceptar, nuestra mortalidad y debilidad con imágenes de lo que necesitamos cambiar: nuestra vida social diaria. Es precisamente aquí donde encontramos nuestra necesidad por justicia y no meramente de comida y ropa; es nuestra necesidad por encontrar significado a nuestra vida. Y ese significado se relaciona con nuestra mortalidad. Sin ella no seríamos humanos. Es una necesidad que una economía por sí sola no puede, no podrá satisfacer. Cuando finalmente llega la catástrofe, lo hace de manera rápida y total. Luego, desconcertados, nos preguntamos cómo fue posible que seres humanos se comportaran de manera tan inhumana. La razón es que cayeron de la realidad a la imaginación.

Y así, en tiempos de injusticia social, el propósito del Drama es estudiar todo el espectro humano: desde nuestro pan cotidiano hasta nuestra mortalidad. Pero nuestros teatros actuales están subordinados a un imperativo económico que nunca dará paso al imperativo humano. ¿Necesitan el dinero para sobrevivir? - El ladrón también. Nuestro teatro es tan sórdido como nuestro gobierno. El teatro nacional debe ser visto como una humillación nacional. ¿Se está ocupando al menos de nuestras calamidades pasadas, de nuestro futuro? Incluso en el mejor de los casos, solo provoca sentimentalismo sobre la capacidad humana para sobrevivir. Si se tratara de revelar nuestros tiempos, las colas en los teatros llegarían a los suburbios. El RSC (The Royal Shakespeare Company) desarrolló un estilo de casa de luces y música, una alianza con el comercio turístico. ¿Creen estar actualizando a Shakespeare? Por el contrario, lo están enviando al periodo más oscuro y antiguo de la edad media profunda; a un pasado pre-alfabetizado que no puede abarcar ni siquiera el juego de las varillas.

Pero Blasted proviene, creo, del juego de las varillas; del centro de nuestra humanidad y de nuestra antigua necesidad de teatro. Eso es lo que le da su extraña, casi alucinante autoridad. No nos muestra las imágenes con las que viviremos si no rehacemos nuestra visión moral. Ya vivimos esas imágenes: en el mundo donde las dos manecillas del reloj son el nacimiento y la muerte; el mundo que siempre está ahí pero que se convierte en nuestra realidad deshumanizada solo cuando no intentamos hacer nuestro mundo cotidiano más justo. Las imágenes de Blasted son antiguas. Se ven en todas las grandes edades del arte, en el teatro griego y jacobino, Noh y Kabuki. La obra cambia algunas de las imágenes. Pero todos los artistas hacen esto para reutilizar las imágenes antiguas, cambiadas y no, bajo el foco de su época.

La humanidad de Blasted me conmovió. Me preocupan aquellos que están demasiado ocupados o tan perdidos que no pueden ver su humanidad. Y como dramaturgo, me conmueve el oficio y el control de una escritora tan joven. No sé que importancia tendrá como escritora. Incluso antes llegar a su edad, Rimbaud había revolucionado la poesía – para inmediatamente después abandonarla, dedicándose al criminal oficio del tráfico de armas en África. Pero sí sé que esta es la obra más importante en Londres.

Edward Bond, The Guardian, 28 enero 1995.

sábado, 8 de diciembre de 2018

FASCISMOS, FASCISMO -- Y SUS CALDOS DE CULTIVO


Retribuciones, indemnizaciones y dietas de Altos Cargos y Procuradores


Cortes de Castilla y León


Presidenta, vicepresidenta primera, segunda, tercera; secretaria primera, segunda, tercera; inumerables portavoces... cada una con 71.000 euros al año MÁS 1800 euros al mes para "gastos." Y si enlistamos las multiplicidades de todas las autoridades estatales y regionales que nos dicen son necesarias -- diputaciones, direcciones y subdirecciones, secretarias y subsecretarias... alcaldes de pueblos de 20.000 habitantes que embolsan más de 50.000 euros... el mismo espacio virtual en internet colapsaría. Mientras tanto en la vida real, autónomos que son "autónomos" porque no hay literalmente empleo decente, tengan o no estudios superiores, que raramente logran ganar 1000 euros 9 meses al año, con tres hijos en casa, deben pagar a la seguridad social 304 euros al mes, sí o sí -- más toda ese IVA del 21% incluso por básicos como la electricidad o el dentrífico; esos impuestos de circulación de más de 370 euros al año por tener un coche viejo y diesel, porque no hay para comprar un último modelo limpio, unos IBIs con incrementos salvajes repentinos del 40%, porque el Catastro restablece "valores" cada cierto tiempo; los diferentes seguros obligatorios que suben el precio permanentemente aunque no haya uno sufrido incidencias o accidentes... ¿De verdad que la secretaria primera de un gobierno regional necesita una secretaria segunda y una tercera -- más todas sus sub-secretarías?

Hace ya 7 años que la explosión popular gritó "basta" exigiendo un giro radical del sistema. De este grito popular y masivo surgió Podemos​. Pero a los ojos de la inmensa mayoría NO NOS HEMOS MOVIDO. Seguimos donde empezamos -- no ha habido ni paso atrás ni adelante. Exactamente igual que la cultura moderna: parece que hace mucho, publica mucho, crea mucho, nos llena nuestras vidas de efectos especiales y artificios siempre más "alucinantes"; pero nos convierte literalmente en ese ratón corriendo en su noria. Es igual que los Podemos den una parte importante de esos 71.000 euros a "buenas causas;" o que rechazen aceptar los 1800 euros para gastos. Porque la realidad es que NO nos hemos movido. España sigue siendo la misma España de hace 10 años! Han (ellos) puesto la lavadora, han metido algo de ropa sucia et voila! Un puñado de políticos han ido a la cárcel – e incluso hemos oído al juez Garzón declarar en la grabación secreta de una conversación que “la justicia española es una puta mierda” – incluyendo la gracia indecente que le hacía a una Ministra de Justicia saber que un comisario ahora sabido corrupto usaba prostitutas para sonsacar información a políticos. Lo peor es que esta situación es alarmante porque es el perfecto caldo de cultivo para el resurgimiento con fuerza de todo tipo de FASCISMOS. Sí, plural. Fascismo está en la boca de todas ahora. Y los medios, la prensa y la academia están, naturalmente, haciendo caja intentando explicar a las gentes "qué es fascismo" -- y lo están empeorando. Encuentro que hay una inmadurez espeluznante saliendo de la boca de "especialistas" por una parte y de autodenominados de "izquierda" de otra. Del abanico de definiciones que se encuentran en los medios, uno puede encontrar hasta perlas del tipo: “Sí dices España muchas veces, eres fascista” (Publico.es, 08/12/2018.) Que puede ser cierto en unos casos, pero un claro y contraproducente desmán en otros. No hay UN fascismo -- nunca lo hubo. Hay FASCISMOS. El fascismo vasco es muy diferente del fascismo castellano; como ese andaluz del valenciano o del catalán. Y si te parece exagerado hablar de fascismos por regiones, añadiré que hay hasta diferentes fascismos en los diferentes barrios de una misma ciudad, de una misma localidad.  El fascismo italiano era (y es) otra cosa del alemán y ninguno de estos tiene relación con el español o con el húngaro. Cuando Mussolini invitó a Primo de Rivera a un gran encuentro internacional fascista en Canadá, de Rivera contestó "nosotros NO somos fascistas; somos españoles." Y el fascismo es y será de difícil identificación para el común de los mortales porque siempre se basa en la exaltación de mitos y mentiras, de abstractos; no tiene un manual ideológico o teórico; no tiene una señal o signo o indumentaria por el cual identificarlo – porque se ajusta y se ajustará al contexto social, cultural y tecnológico del contexto-del-ahora (en el pasado fueron camisas negras o azules o águilas o calaveras o crucifijos cosidos en chaquetas – pero no resurgirá con la misma parafernalia.) De hecho las más “gloriosas” marchas o despliegues públicos de pasados fascismos eran literalmente lo que hoy reconoceríamos como Performance Arts: apelando a tus emociones y a la existencia de lo trascendental y espiritual. Así, el ciudadano medio dejará que se meta en su cocina hasta que, quizás, dándose cuenta, sea demasiado tarde. Pero hay un común denominador poderoso e incontestable que identifica todos los fascismos. El gran sociólogo Nicos Poulantzas, enterrado en olvido para bien de los intereses liberales, descubrió que, dentro de toda la cacofonía ideológica europea, una causa se repetía en todos los golpes-estados fascistas: la crisis de la ideología dominante. Allí donde aparecía la crisis ideológica, prontamente los grupos fascistas eran financiados y los fascistas, hasta ese momento en silencio y anónimos, alimentados por su propio resentimiento hacia algo o alguien, declamaban a grito pelado, en plazas públicas y sin apuros. Esto se ha repetido puntualmente en todos y cada uno de los países europeos de los años 30 – y más tarde en toda la geografía latino americana durante los años 50, 60 y 70. Y ¿cual es la excepción que confirma esta regla sociológica? Precisamente el país cuya población ha creído tradicionalmente ser el “guerrero anti-fascista” por antonomasia: Gran Bretaña. Sí, Gran Bretaña tuvo un pequeño amago de fascismo de la mano de O. Mosley, pero fue rápidamente ridiculizado por la población británica, cayendo en el olvido. Algunos profesores dicen que el fracaso se debió principalmente a que Mosley intentó reproducir una copia del fascismo italiano en un contexto tan diferente como el británico – que también confirma nuestro argumento de “diferentes fascismos.” Pero lo que es más que evidente es que, hasta ahora, el fascismo no ha surgido en Gran Bretaña porque, hasta ahora, los británicos no han experimentado, no han vivido, no han pasado por ninguna crisis de ideología dominante. El status quo en Gran Bretaña está duramente consolidado – pero solo hasta ahora.