patio bondiano

sábado, 10 de octubre de 2015

"ME MATAN SI NO TRABAJO Y SI TRABAJO ME MATAN..." (Nicolás Guillén)

Politics as therapy: they want us to be just sick enough not to fight back
(Michael Richmond, opendemocracy, 9-10-2015)

Este artículo, "POLÍTICA COMO TERAPIA: NOS QUIEREN LO SUFICIENTEMENTE ENFERMOS COMO PARA NO COMBATIRLES," localiza un problema que nos afecta a muchos: depresión. El autor evalúa lo que ha sido su depresión crónica y obtiene una conclusión fundamentalmente bondiana (referida al autor Edward Bond​). Es decir que, como observa el autor, "Our social environment shapes our psychology" (NUESTRO ENTORNO SOCIAL CONFIGURA NUESTRA PSICOLOGÍA.) Esto me lleva a compartir aquí los objetivos urgentes de nuestra asociación PATIO EDWARD BOND DE LA JUVENTUD para que los que lean esta nota la repartan con generosidad así como el blog: http://haciaedwardbond.blogspot.com.es/. 

 No hay - ni probablemente lo habrá - lucro ni "empleabilidad" en llevar Drama a los institutos de educación, a los más jóvenes. Especialmente cuando los adultos con autoridad para incentivar Drama en las instituciones de educación, se esfuerzan en ignorar estos ofrecimientos repetidamente. Y sin embargo el beneficio social del Drama-en-la-Educación es inmenso. Un "secreto" - que todo el mundo sabe - a tener en cuenta: la lacra, la plaga de la desmotivación en las aulas. 



 La "desmotivación" en los más jóvenes es una forma blanda de nominar lo que en realidad es depresión. No es coincidencia que el autor abandonase sus estudios, primero de secundaria y después de la universidad por culpa de su "depresivo" estado psíquico. ¿La respuesta de su seguridad social? Prescripción médica de psicofármacos. Pero ¿cuáles son las expectativas económicas, sociales y/o culturales de los millones de jóvenes que ocupan las aulas diariamente? En el plano económico, solo en Europa, más de 20 millones de desempleados (2014) con nulas o ínfimas posibilidades de conseguir digna empleabilidad, independientemente de sus logros académicos; muchos más millones de personas que teniendo un empleo, es indigno y de total precariedad; en el plano social la total alienación entre el individuo y las leyes que regulan su vida, su situación social; en el plano cultural - ya sea música, teatro, cine o ahora el llamado performance art - infantilismo, fantasías que intentan pasar como "actos imaginativos," teatro autodenominado político pero que no va más allá de soplar el polvo de la superficie o nociones conceptuales ocultas que solo entienden el autor y sus colegas más cercanos. Para mi la más sangrante: la ausencia de sólidas estructuras sociales donde todos y todo lo que se hace es ÚTIL y beneficioso para esa misma sociedad y sus futuras generaciones. Y sin embargo hay salida de la depresión - o "desmotivación": entender las causas de esa situación social depresiva en que se vive y actuar en consecuencia. Esta es la condensada conclusión que extrae el autor de su auto-evaluación que no es sino ser más activo políticamente: organizarse, cooperar y nunca callar ni dejar que te callen. "TE QUIEREN LO SUFICIENTEMENTE ENFERMO COMO PARA QUE NO LES COMBATAS PERO NO TANTO QUE NO PUEDAS TRABAJAR" es lo que el autor extrae de su experiencia y de sus propios estudios. Y así llega a entender que no eres tu el disfuncional sino la sociedad que te has encontrado; entender que no eres culpable ni por estar desempleado ni por rechazar formar parte de la misma máquina que lo que realmente promete es la aniquilación. 

 Parece una conclusión de simple obtención pero no lo es para los chavales de 14-18 años. Requeriría una metodología de estudio que no está ofrecida en las aulas oficiales. Sin embargo, tenemos lo que ya los antiguos griegos usaron para intentar ser mejores seres humanos: Drama. Que los estudiantes pudieran DRAMATIZAR los problemas que nuestras complejas sociedades crean y sus causas, convertiría a los centros educativos en verdaderos centros de instrucción y comprensión humana, en centros de excelencia - que no tiene nada que ver con la "excelencia" de la que tanto hablan los profesores de los campus de administración de empresas o derecho mercantil; una excelencia que es en realidad la ideología burgués del máximo beneficio con la mínima inversión. Pero sobre todo Drama es la única herramienta donde es posible palpar con los sentidos, con la práctica, aquello que en la teoría es impalpable e indefinido: la ética. Porque en su conclusión dialéctica más absoluta eso es lo que el Drama de Sófocles, de Shakespeare, de Bond es: ética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario