patio bondiano

lunes, 20 de enero de 2014

Respuesta de EDWARD BOND a un crítico: "Infantilizan la cultura"

Un grupo de siete u ocho personas repartidas por el mundo tenemos el privilegio de ser obsequiados con cartas, artículos y últimas obras que Edward Bond mismo nos envía frecuentemente.  Aunque Bond siempre encontró tiempo para compartir sus extraordinarias, visionarias reflexiones con sus íntimos amigos/seguidores – conservo volúmenes de su correspondencia escrita a mano como un verdadero tesoro y que un día espero publicar -, ahora el continuo contacto se simplifica gracias al maravilloso Internet.  No puedo traducir todo lo que me envía – unas veces unas pocas líneas haciéndome notar algo siempre relacionado con entender mejor qué es Drama y otras un largo ensayo que incluye en algún libro o cartas a otros.  El siguiente texto puede que ayude a elucidar cual es la posición de Edward Bond en relación a la industria teatral:   la traducción de su respuesta a un crítico de teatro.

El crítico solicitaba a Bond, halagándole continua y profusamente (lo que, conociendo a Bond, si los halagos huelen a gratuito y “falso,” no es una buena idea), un artículo sobre Sarah Kane y sobre el ya famoso teatro "In-yer-face" de los 90 para una importante revista especializada.  Es interesante porque por un lado declina y por el otro declara con aplastante sinceridad cual es su innegociable postura hacia el teatro del que habla el crítico.  Esta es la traducción de la respuesta de nuestro Bond:


Querida G.

Gracias por tu carta y por tu amable sugerencia invitándome a escribir un artículo para tu revista sobre el teatro del Reino Unido en los años 90.  En realidad necesitas a alguien que tenga un conocimiento detallado para tratar sobre este periodo.  Yo solo tengo un conocimiento general: más acerca del estado del teatro en general que acerca de los individuos que escriben en ese periodo.  A través de mi website sabrás que lo que pienso del actual teatro en el Reino Unido es que es ineficaz, un mero producto mercantil.  El teatro de “in-yer-face” de los noventa fue tan ineficaz como el teatro de los “angry-young-men” (los hombres-jóvenes-enfadados – por ejemplo John Osborne) (¿mujeres no? añade Bond) de los años cincuenta y sesenta.  Esto se debe a que la ira, el enfado es una forma ineficaz de creación.  Quiere destruir lo que existe pero es incapaz de crear para reemplazar lo destruido – y así el viejo teatro reaparece fortalecido por el mismo proceso de supervivencia. 


Nada podría ser tan convencional como el actual West End y los escenarios provinciales y los pequeños intentos por cambiar esta situación fracasan – y continuarán fracasando.  Esto se debe a que no se entiende qué es drama – por qué necesitamos drama, por qué somos la especie dramática.  Drama reproduce los procesos a través de los cuales los seres humanos crean su humanidad (o su inhumanidad) en el día a día de sus vidas.  Pero esto se reproduce de forma autoritativa porque persigue específicamente la naturaleza de lo humano – y la mayor parte del tiempo la gente no puede hacer eso en sus vidas.  Por el contrario luchan por sobrevivir, o anhelan explotar a los demás, o aceptan esas figuras espectrales (los dioses y otras efigies ideológicas) que transforman a la creatividad de la imaginación en conformidad con las rigideces del poder.  Esto significa que en nuestros tiempos no poseemos, no somos dueños de nuestra imaginación; los dueños son la autoridad y, cada vez más, los poderes económicos.


Y esto significa que la “ira” se convierte en otro producto del mercado – hasta que pierde el efecto de novedad y es reemplazada por banalidad.  Drama solo es creativo cuando los procesos de la imaginación reproducen los procesos con los que la audiencia crea su propia realidad, y no meramente sobreviviendo o soportando la realidad.  Entonces es cuando la imaginación y la realidad se vuelven uno.  Esto significa que, cuando entran en el teatro, el proceso dramático y el propósito de la audiencia son lo mismo.  Pero ahora las audiencias vienen al teatro a escapar de la realidad, no a crearla.  El drama Jacobino y el Griego eran creativos y nuestro drama podría ser creativo.  Sin embargo es un producto de mercado.  La situación empeora.  


Cuando Thatcher y Reagan y otros [sic.] des-regularizaron la finanzas crearon un sistema que nos llevó al colapso financiero del 2007 y a las riquezas obscenas y a la pobreza agravada.   Finalmente esto se hizo obvio en 2007.  Sin embargo las consecuencias culturales no son tan obvias pero son mucho más terribles – y mucho más difícil de rectificar porque afecta a enteras generaciones.   Están infantilizando la cultura.  No puedo dar aquí ejemplos pero están ahí claramente por doquier.  La ira se convierte, durante un tiempo, en un producto de mercado.  Hay una forma de ira que viene del infantilismo – no es la ira, la rabia Trágica del drama.  Mientras no redescubramos la naturaleza del Drama no crearemos un drama nuevo.  Añadiré, dado tu interés en Sarah Kane, que se mató porque no entendió este problema.  Es el problema de nuestro subdesarrollo cultural.   Cuando los procesos vivos del drama no se entienden se convierten en los procesos muertos de la sociedad. 

    
Perdona mi respuesta un poco tardía.  Hemos estado en Francia para la prima de mi obra “People” (Gente).   No puedo pensar que se ponga en escena en el Reino Unido – y eso es una señal de la inutilidad del teatro “in-yer-face”.  No está en la mente. (Esto lo dice por que teatro "in-yer-face" es como decir teatro "en-tu-cara".)

Con los mejores deseos, Edward.

Licencia Creative Commons

No hay comentarios:

Publicar un comentario